Ir al inicio
Quiénes somos y contactos

#Tuberculosis, ¿Fue realmente la #enfermedad que aniquiló al Libertador Simón Bolívar? #Medicina #Salud

 En el diario del médico personal de el Libertador, de 64 páginas y editado en París en 1886, el francés Prospero Révérend, se indica que Bolívar falleció el 17 de diciembre de 1830 en la ciudad caribeña de Santa Marta (Colombia) “después de una agonía larga, pero tranquila”.¿Su causa?, la historia hasta el 2010, se lo atribuía a la Tuberculosis…pero...
“Diario sobre la enfermedad que padece S.E. (Su Excelencia) el Libertador, sus progresos o disminución y método curativo seguido…” En unas declaraciones el pasado día 17 en Caracas con ocasión del 177 aniversario de la muerte de Bolívar, Chávez no descartó el asesinato como la causa del fallecimiento. Por ello pidió a los organismos del Estado de Venezuela que investiguen las verdaderas causas de la muerte de Bolívar, así como que confirmen si los restos que reposan en el Panteón Nacional de Caracas son los del Libertador, nacido en esta misma ciudad en 1783.
En su diario, Révérend dice que, en Santa Marta, como encontró a Bolívar “en el siguiente estado:cuerpo muy flaco y extenuado; el semblante dolorido y una inquietud de ánimo constante.
La voz ronca, una tos profunda con esputos viciosos y de color verdoso. El pulso igual, pero comprimido. La digestión laboriosa. Las frecuentes impresiones del paciente indicaban padecimientos morales”.
La versión del periódico indica que el médico francés y su colega estadounidense M. Night, de la goleta norteamericana “Grampus”, que escoltó por el río Magdalena a Bolívar, coincidieron en que el Libertador padecía un “catarro pulmonar crónico”. En el penúltimo boletín de los 33 que expidió sobre el estado de salud de Bolívar, Révérend advierte de que “todos los síntomas están llegando al último grado de intensidad; el pulso está en el mayor decaimiento; el facies está más hipocrático que antes; en fin, la muerte está próxima”.
En medicina, según el DRAE, se entiende por “facies hipocrático” el “aspecto característico que presentan generalmente las facciones del enfermo próximo a la agonía”. El médico francés viajó a Colombia en 1824, recuerda el diario, que indica que “después de desempeñar los oficios de boticario y profesor de medicina se enroló como cirujano mayor del Ejército Libertador”.
Alejandro Próspero Reverend fue Cirujano Mayor del Ejército Republicano y médico de cabecera de Simón Bolívar. Ha pasado a la posteridad como el médico que atendió al Libertador en su lecho de muerte. Estudió bachillerato en el liceo francés de Caen. Se presume que adquirió sus primeros conocimientos de medicina, al desempeñarse como Oficial de Salud en las escuelas creadas por la Revolución Francesa. En 1824, por razones políticas hubo de expatriarse, eligiendo desde entonces a Colombia como segunda patria.
Alejandro Próspero ReverendEl 24 de julio de 1824 llegó a Santa Marta, lugar donde se radicó. A los pocos meses fue nombrado por el Ayuntamiento, médico de la ciudad a condición de que se incorporara a la Facultad de Medicina Nacional, lo que hizo en 1825 al presentar exámenes en la Universidad de Cartagena ante un jurado compuesto por los doctores Dionisio Araujo, Juan Manuel Vega e Ignacio Carreño, tras lo cual se le expidió credencial para el libre ejercicio de la profesión en la República.
De regreso a Santa Marta tomó posesión del cargo de Médico de ciudad e instaló un negocio farmacéutico. Antes de conocer al Libertador, desempeñó los cargos de miembro de la Junta de Sanidad de la provincia y Médico Cirujano del hospital militar. El general Mariano Montilla llamó a Reverend para que se encargara de la asistencia del Libertador, tan pronto éste desembarcó en Santa Marta, la noche del 1 de diciembre de 1830.
De acuerdo con los testimonios de la época, los 17 días previos a la muerte del Libertador, fueron de entrega total por parte del médico francés, no aceptando remuneraciones de ningún tipo. Los 33 boletines redactados por Alejandro Próspero Reverend y el protocolo de la autopsia, constituyen el único testimonio histórico y médico de la enfermedad y muerte de Simón Bolívar, causada según su opinión por “Tisis Pulmonar”.
Luego de la muerte del Libertador, Reverend pasó en Colombia el resto de su vida. Ya octogenario, vivió algún tiempo en París. En 1842, participó en la identificación de los restos del Libertador, cuando fuero trasladados a Caracas. Por decreto del Congreso de Venezuela firmado por el entonces presidente Juan Crisóstomo Falcón, le fue otorgado en 1867, una medalla de oro y diamantes, un donativo de 10.000 pesos y el disfrute de por vida, del sueldo íntegro de Cirujano Mayor del Ejército Libertador.
En 1874, el presidente Antonio Guzmán Blanco, lo invitó a Caracas, y junto con otro reconocimiento pecuniario, le expidió el Diploma de Ilustre Prócer de la Independencia y lo condecoró con el Busto del Libertador; en retribución, Reverend obsequió a Venezuela el nódulo calcáreo encontrado por él en el pulmón izquierdo, durante la autopsia del Libertador.
La tuberculosis es posiblemente la enfermedad infecciosa más prevalente en el mundo. Considerando su forma latente (en la cual no presenta síntomas), se estima que afecta poco menos de un cuarto de la población mundial. Así mismo, es la segunda causa de muerte a nivel global, y la primera entre las enfermedades infecciosas.
Últimas investigaciones
El Libertador Simón Bolívar no murió de tuberculosis, como se creía hasta ahora, sino de un choque o desequilibrio “hidroelectrolítico” generado por un tratamiento contra una infección de colon. Un “experto” que participó en los estudios que le fueron practicados a los restos de Bolívar, exhumados el 15 de julio de 2010, tras 181 años de su muerte, deja al descubierto el “histórico enigma”, fue resuelto por el Ministerio Público, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y el Instituto de Estudios Avanzados (IDEA), organismos encargados de analizar los restos del prócer.
“Tras meses de estudio, el equipo (de científicos) descubrió que las llamadas dietas de lavativas aplicadas al Libertador por su médico de cabecera, Próspero Reverend, le produjeron un desequilibrio hidroelectrolítico y de allí la muerte”, señala el diario y dice que esta terapia se realizaba para combatir una infección en el colon.
Como parte del mismo problema intestinal, Bolívar seguramente recibió muy pocos alimentos lo que deterioró aún más su salud y lo llevó a perder agua, sodio, bicarbonato y potasio. Según indicó a Efe una fuente del IVIC que se remitió a ese día como el momento para hacer público cualquier comentario sobre los estudios.