Ir al inicio
Quiénes somos y contactos

#Profecías #bíblicas para #Venezuela en el 2018



Conocer los que sucederá en el futuro es una inquietud propia de la naturaleza humana, y esta cobra mayor fuerza al acercarse el final del año por una diversidad de motivos. Por tanto, el hombre ha ingeniado diversas estrategias para develar los acontecimientos por venir.
Publicado por Orientador.
La astrología es una de ellas, la cual se basa en el estudio de los cuerpos celestes, en realidad en la mecánica celeste, por la creencia de que existe una correlación entre los eventos celestiales con los acontecimientos terrenales.
Esta correlación es cierta en lo que se refiere a ciertos fenómenos como las estaciones, en que la posición de la tierra respecto del astro rey determina la duración del día, de las noches, y hasta la temperatura; así como las mareas, que son influidas por la atracción de la Luna.
En el Antiguo Egipto la salida de la estrella Sirio marcaba la época de las inundaciones del Nilo,  los sacerdotes egipcios notaron que la crecida del río Nilo empezaba poco después de que Sirio, la estrella más brillante del firmamento, hiciera su aparición en el cielo nocturno; descubrieron que  cada 365 días ocurría tal fenómeno, lo cual dio origen al calendario con tres estaciones de cuatro meses.
Sin embargo esta regularidad estelar y su correlación con fenómenos terrestres que permite determinar sucesos como las crecidas del Nilo, o cuando es Luna Nueva, no significa que estudiando el movimiento de los cuerpos celestes se pueda anticipar acontecimientos de carácter social, políticos, o personales.
Lo que un astrólogo ha hecho siempre es adivinar lo que ocurrirá en el futuro utilizando el pensamiento mágico, que como se sabe carece de rigor científico, se fundamenta más en la intuición del adivino, y en su capacidad de convencimiento.
Hay dos vías para conocer el futuro, una son los métodos predictivos usando la estadística, es decir obtener conclusiones para deducir la ocurrencia de un fenómeno a partir de todas las observaciones hechas, basándose en la información numérica. Mediante esta herramienta se puede determinar con alto grado de probabilidad resultados electorales, o aceptación de un producto; incluso la reaparición de una enfermedad.
Otra vía para conocer el futuro es a través de una revelación, avanzamos hacia el ámbito de la Teología, esta disciplina estudia la revelación Divina desde diversas perspectivas, una de las cuales es la Biblia. Estamos en la dimensión espiritual, echamos mano a la fe, y a la observación de los fenómenos sociales, similar al método estadístico.
Haciendo uso de este recurso vamos a predecir lo que ocurrirá en Venezuela durante el 2018.
Esta es la cuarta vez que en este sitio declaramos anticipadamente, con base a la Escritura, los sucesos por ocurrir. La primera predicción fue en el año 2014, anticipando los sucesos del 2015; la última la escribimos el 27 de noviembre pasado, esta fue nuestra predicción sobre lo que ocurriría en Venezuela en el ámbito político durante el 2017:
La crisis no se resolverá, al contrario se hará más aguda; la Revolución Bolivariana continuará en el poder hasta las elecciones presidenciales, con o sin Maduro, la MUD continuara su estrategia de dialogo, o en su defecto oposición con “sordina”, a la espera de que la Revolución Bolivariana se desplome por sí misma, y así fácilmente tomar el poder; a la sociedad civil la mantendrán fuera de juego. Una vez en el poder la MUD, habrá un período de violencia, luego de incertidumbre porque la oposición que harán los representantes de la Revolución Bolivariana no será tan “light” como la que hace la oposición democrática. Y los grupos internacionales afines al chavismo, tanto como los Países aliados con ellos procurarán defender sus intereses políticos y económicos enraizados en Venezuela durante la Revolución Bolivariana.
Dicha predicción, observe que no es una profecía, esta se da más adelante en el escrito indicado, se ha cumplido rigurosamente, quedando pendiente lo relacionado con las elecciones presidenciales, para las cuales aún no hay fecha cierta, pero insistimos en predecir el escenario planteado para aquel evento.
¿Cómo llegamos a establecer ese escenario para el 2017? Estudiando el comportamiento de los venezolanos durante el 2016.
Ahora, vayamos al pronóstico para el venidero año, ¿Qué anticipamos para el 2018?
Este es nuestro pronóstico:
La crisis venezolana no se resolverá todavía, tenderá a ser más aguda; los desaciertos de los dirigentes políticos erosionan su credibilidad por lo que la Revolución sigue ganando tiempo para alargar su permanencia en el poder; la crisis humanitaria se agravará. Surgirá una tercera tendencia, ajena a la Revolución y a los factores aglutinados en la MUD, como una alternativa de solución a la crisis política.
Esta es nuestra predicción.
Ahora bien, prometimos declarar una profecía para el 2018, para ello, necesitamos acudir a la Sagrada Escritura, revisemos entonces lo que ella establece para el futuro. Antes hay que formular algunas precisiones, para situarnos en el contexto bíblico.
Al revisar la labor de los profetas, y analizar el contenido de sus mensajes se evidencia que ellos son emisarios de Dios, así lo declaran explícitamente cada uno de ellos; y su misión es exhortar al pueblo de Dios para que se sujete  a su Palabra contenida en la Torá o Pentateuco; caso contrario, se les advierte las consecuencias de desatender la Ley Divina.
Hasta el año 587 antes de Jesucristo, todos los profetas  denunciaron la corrupción moral, idolatría y prácticas paganas de los Sacerdotes, reyes y príncipes de Israel; de igual modo llamaron al arrepentimiento y advirtieron que si no retornaban a Jehová, a sus enseñanzas el templo, la ciudad de Jerusalén serian destruidos y parte de la población dispersa.
Israel hizo caso omiso a las advertencias Divinas, y el año 587 antes de Jesucristo, el ejército babilónico penetro en Jerusalén, destruyó el templo, los palacios, arrasó con la ciudad, el muro, y llevo cautivos a Babilonia a los príncipes de Israel. Todo en cumplimiento de las profecías declaradas al pueblo, lee 2 Crónicas 36:11-16.
Algo similar pasa en Nínive, aquella gran ciudad que luego se convierte en  poderosa capital imperial; durante tres días el mensajero Divino recorre la ciudad con un anuncio: “de aquí a cuarenta días Nínive será destruida”. A diferencia de los israelitas, Nínive se arrepiente y evita aquella catástrofe predicha, Jonás 3:4-9.
Entonces, el mensaje profético para Venezuela está contenido en la Biblia y es similar que para Israel, Nínive, o cualquier otra Nación del Mundo.
Lo que Dios espera del pueblo:
12 Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; 13 que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad? 14 He aquí, de Jehová tu Dios son los cielos, y los cielos de los cielos, la tierra, y todas las cosas que hay en ella. Deuteronomio 10:12-14.
Lo que Dios promete al pueblo:
1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. 3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. 7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. 8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. Deuteronomio 28:1-8.
Lo que el pueblo necesita hacer:
3 Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. 4 No seáis como vuestros padres, a los cuales clamaron los primeros profetas, diciendo: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos ahora de vuestros malos caminos y de vuestras malas obras; y no atendieron, ni me escucharon, dice Jehová. Zacarías 1:2-4.
Ahora bien, cuando se pide a los pueblos, y al creyente en particular que se vuelva a Dios, y “poner por obra todos sus mandamientos”, no se refiere a simplemente orar, leer la Biblia, y acudir a los templos los domingos, que es importante, sin embargo el énfasis es poner en acción las instrucciones Divinas en todos los aspectos de la vida, día tras día.
Es establecer un estilo de vida  fundado en las instrucciones Divinas, entre otras:
Amar a Dios, amar al prójimo, amor propio, arrepentirse de lo malo, obedecer, servir, testificar de Jesucristo, propiciar la paz, promover la reconciliación, perdonar.
Ejercitar valores como: Honestidad, responsabilidad, integridad, respeto, lealtad, tolerancia, el trabajo, cooperación, gratitud, generosidad, verdad, justicia, libertad.
Las anteriores instrucciones divinas a ejercitar son una pequeña muestra de lo que se espera de un ser humano, y los países que los practican, son prósperos, desarrollados; en cambio los pueblos que practican los antivalores son pobres, atrasados.
Y estas no son elucubraciones de religiosos manipuladores, es una realidad evidente en el mundo hoy. Despliega un Mapa del Mundo y observa en que regiones  los pueblos tienen calidad de vida, y en cuales hay miseria, crisis económicas por escases.
Tomemos como ejemplo la realidad del Japón, un pueblo no cristiano. Ellos avanzan entre las primeras potencias mundiales, entre los más desarrollados, y marcan la pauta en tecnología, veamos los valores que practican los japoneses.
El código de valores ético japonés se basa en:
Sonkei, uyamu: Respeto,
Shoojiki: Honestidad, honradez, sinceridad, integridad,
 Rentai, ninjoo: Solidaridad, servicio, cooperación, generosidad,
Kinben: Laboriosidad, emprendimiento, superación, perseverancia,
Wa, otagai: Armonía, orden, unidad,
Ehin’yoo: Confianza, optimismo, fe,
Kansha, Ongaeshi: gratitud,
Chuujitsu: Lealtad, felicidad,
Kibishisa: Austeridad.
Como puedes comprobar, los valores japoneses, o que practican los japoneses, son valores humanos universales, los mismos que se recomiendan en la Biblia para que el pueblo de Dios pongan en acción.
No es un asunto de religión, es practicar los valores que desde la niñez hemos aprendido, que están contenidos en la Biblia.
¿Quieres sacar a Venezuela de la pobreza, del atraso, de la oscuridad? Busca a Dios y pon en práctica sus recomendaciones contenidas en la Biblia.
1 Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos. 2 Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. 3 Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa. 4 He aquí que así será bendecido el hombre Que teme a Jehová. 5 Bendígate Jehová desde Sion, Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida, 6 Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel.
Dios bendiga a Venezuela.