Ir al inicio
Quiénes somos y contactos

#Venezuela: Dejen tranquilo a Lorenzo Mendoza POR: (@MMalaverM)

Desde aproximadamente mediados del año pasado empezó a deslizarse en las redes sociales venezolanas (los medios audiovisuales y casi los impresos independientes desaparecieron del país por efecto de la censura y la autocensura) una campaña de persuasión a Lorenzo Mendoza para que, renuncie a la presidencia de Empresas Polar, y aspire a ser candidato en las elecciones presidenciales que, presuntamente, se celebrarán en abril.
Y sin conocer la reacción de Lorenzo porque no la ha manifestado públicamente, ni conversado con él, apuesto que debe ser de sorpresa, pues no tiene tan mal impresión del desempeño de la oposición y los políticos democráticos venezolanos, como para pensar que, no son ellos, sino un empresario, quien, venga a sacarle las castañas del fuego a un país que sufre la peor crisis de su historia.
Pero…!qué empresario!...Uno que ha resistido con éxito los embates durante más de 18 años de la peor dictadura y del peor gobierno por desaparecerlo a él y a Empresas Polar del mapa, por reducir a cenizas la industria privada que es símbolo de libertad y democracia y, después de la cual, solo reinaría el estado benefactor totalitario y socialista promotor de la pobreza, la miseria, la desigualdad, la esclavitud y las tinieblas.
Sin caer en hipérbole diría que, al lado de los partidos políticos y de la sociedad civil democráticos que han mantenido siempre desplegadas las banderas de la lucha contra la dictadura, Empresas Polar es nuestra otra épica, la otra hazaña por la cual los venezolanos podemos decir con orgullo que Venezuela no se perderá y volverá a ser otra vez libre y democrática.
Trabajos, esfuerzos y combates que, en la mayoría de sus planes y diseños, llevan la firma del presidente de Polar, Lorenzo Mendoza, y que, con toda razón inclinan a muchos venezolanos a pensar que sea él, quien dirija los mandos de la oposición en un momento en que, al dramatismo de las ruinas que el socialismo muestra cada día como producto de su obra siniestra y aterradora, claman porque una suerte de héroe político de altísima calidad sea el que le corte la cabeza a la hidra y emprenda la reconstrucción de la República.
Sigue el artículo completo aqui:


Manuel Malaver
Diario de Caracas