Ir al inicio
Quiénes somos y contactos

Tomó una medicina, se despertó y vio a su esposa muerta: “Creo que la maté”

Matthew James Phelps y Lauren se casaron en noviembre pasado. El joven ingirió una medicina, a las pocas horas se despertó cubierto de sangre y su esposa había sido puñalada. El llamó al 911 y ahí comenzó todo.
– Creo que maté a mi esposa…
– ¿A qué te refieres? ¿Qué ocurrió?
– Tuve un sueño y luego encendí las luces y ella estaba muerta en el piso.
– ¿Cómo? ¿Cómo?
– Hay sangre en todo mi cuerpo. Y hay un cuchillo ensangrentado en la cama. Creo que la maté yo.
– De acuerdo.
– No puedo creer que hice esto. No puedo creerlo.
Esos fueron los primeros minutos de la conversación entre Matthew y un operador el 911. Luego le dio la dirección de su propiedad en Raleigh, Carolina del Norte, para que se acercara una ambulancia hasta el lugar de los hechos . “El hombre estaba perturbado, adormecido”.
Phelps explicó que antes de irse a dormir había tomado medicina contra la tos. El hombre parece perdido, dice no saber qué hora es, ni cuándo ni cómo se despertó.
“Consumí más medicina de la que debería. Tomé Coricidin… porque sé que me puede hacer sentir mejor. Como muchas veces no puedo dormir por la noche, tomo algunas… ella no se mueve. ¡Dios mío!”, relata el hombre, según el audio publicado por News & Observer de Railegh.
Lauren Phelps, la víctima, fue hallada por la policía minutos después con su cuerpo cubierto de sangre y apuñalada. Tenía 29 años y con Matthew se habían casado en noviembre último. Fue llevada en vano al hospital, donde fue declarada formalmente muerta.
La cadena de noticias ABC se puso en contacto con el laboratorio multinacional Bayer, el responsable de la fabricación del medicamento ingerido por Phelps. “No hay evidencia que sugiera que el Coricidin esté asociado con comportamientos violentos”, indicaron desde la empresa.
Sin ningún tipo de antecedentes, Phelps fue imputado bajo el cargo de homicidio y quedó detenido el mismo viernes. Hoy se presentará ante una corte donde se le leerán las acusaciones.
La muerte de Lauren impactó no sólo en su familia, sino en su comunidad. Es que el acusado por el crimen estaba estudiando para ser el pastor del vecindario, mientras trabajaba en una empresa de servicios. Ella era docente.