Ir al inicio
Quiénes somos y contactos

¿Quieres un cabello hidratado, suave, sedoso y sin grasa? sigue estos 5 consejos #Belleza #Salud #Cosmeticos #Mujeres



¿A menudo te pasa que quieres una lucir un cabello como el de tu actriz favorita? Si quieres tener una melena de ensueño, no te pierdas estos 5 consejos que te ayudarán a tener un cabello, largo, hidratado, suave, sedoso y sin grasa.
Para combatir el cabello graso: Toma un tomate, córtalo por la mitad y obtendrás el jugo de su interior, ponlo en un tazón con medio vaso de agua. De ese modo, eliminas un poco su acidez, pero no del todo y esa medida, una acidez intermedia, es lo que necesitas. Con el cabello seco, empieza a empapar con una bolita de algodón el jugo de tomate en tu cuero cabelludo, es importante que toque la piel, luego te pones un gorro de ducha y dejas que actúe al menos media hora. Pasado este tiempo, te lavas el cabello de modo normal, aplicándote los productos de siempre. Recuerda que cuando te seques el cabello con la toalla, no debes frotar demasiado. Hazlo al menos unas tres veces a la semana. El tomate es muy adecuado para cuidar el pelo graso, gracias a suacidez y a su capacidad para equilibrar el nivel de pH del cuero cabelludo y de controlar la secreción excesiva de sebo. Verás que los cambios son impresionantes.

Para fortalecer el crecimiento: Pon a hervir un puñado de hojas de guayaba con un litro de agua, por 20 minutos. Luego, cuando la solución esté a temperatura ambiente, aplícalo sobre el cabello. Aplícalo sobre las raíces del cabello y el cuero cabelludo dando suaves masajes circulares para que se absorba mejor el remedio, déjalo actuar por 10 minutos y luego enjuaga con agua medianamente fría. También puedes aplicar la mezcla de hojas de guayaba en el cuero cabelludo y dejarlo actuar toda la noche y lava como de costumbre al día siguiente. No tengas temor de hacerlo, puesto que no causará ningún daño y solo dejará un olor tropical en tu cabellera.

Para hidratar el cabello seco: dependiendo de la cantidad de pelo que tengas (y del daño), toma uno o dos huevos y añade tres cucharadas soperas de miel. Mezcla bien y aplica sobre el cabello. Luego coloca un gorro de plástico y deja  actuar por media hora. Pasado el tiempo, lava con l champú y acondicionador. Si deseas un poco más de hidratación, puedes añadir una cucharada de aceite de coco y una de almendras.

Para protegerlo del calor de planchas y secadoras: En pleno siglo XXI las planchas y secadoras son artículos imprescindibles en los rituales de belleza, el problema es que causan fuertes daños en el cabello, pero tranquila, todo tiene solución. No tienes que dejar de usar estos artefactos, pero es necesario que 15 minutos antes de someter tu cabello al calor coloques una buena cantidad de protector térmico, ya sea en crema o en spray, te parece simple, pero notarás la diferencia.

Para darle brillo y suavidad: Toma un plátano y machácalo hasta volverlo un puré, luego de esto añade 2 cucharadas de aceite de almendras. El fruto en puré suaviza y protege el pelo mientras que el aceite de almendras mantiene la humedad en su lugar, resultando en una melena súper suave.