Ir al inicio
Quiénes somos y contactos

La horripilante muerte del niño actor que protagonizó la primera 'ESO' #Cine #Peliculas #Terror

Quienes hayan sido niños noventeros marcados por el cine y series de horror, ubicarán a la perfección este rostro:
Jonathan Brandis dio vida a Bill Denbrough, el niño líder del Club de los perdedores en la miniserie ESO de 1990.
Los más clavados en cine fantástico también lo ubicarán por su papel de Bastian Bux en La historia sin fin 2, estrenada igualmente en 1990, mientras que los conocedores del cine de Chuck Norris saben que personificó a Barry Grabewski en Sidekicks, de 1992.
Luego de liderar el elenco de dos exitosos productos estrenados en el mismo año, y de actuar al lado de uno de los íconos del cine de artes marciales, se antojaba que Brandis sería la próxima sensación juvenil de Hollywood.
A los 17 años se unió al reparto de la serie seaQuest DSV y entonces su estatus de estrella alcanzó la cúspide. Pero, siendo la fama uno de los ejes más inestables de Hollywood, Brandis vio cómo de pronto su carrera comenzó a desmoronarse.
seaQuest DSV fue cancelada en 1996 y a partir de ese momento le fue imposible asegurar papeles de peso en cine o televisión.
A finales de los 90 y principios de los dosmiles, Brandis apareció en productos que absolutamente nadie recuerda, pero entonces llegó su oportunidad perfecta para renacer en Hollywood: actuar en En defensa del honor (2002), cinta protagonizada por Bruce Willis y Colin Farrell.
Brandis tenía toda esperanza depositada en esa producción, pero nunca contó con que los realizadores reducirían en la sala de edición sus intervenciones.
El joven entró en depresión al ver que su actuación había sido minimizada a casi nada, y comenzó a beber sin control.
Sus allegados decían que cuando estaba ebrio, insistía en que algún día él mismo acabaría con su vida.
En las primeras horas del 11 de noviembre de 2003, Brandis se ahorcó en su departamento de Los Ángeles. Fue encontrado aún con vida y los paramédicos lo trasladaron al Centro Médico Cedars-Sinai, en donde murió un día después a causa de las heridas provocadas por el ahorcamiento.
Brandis murió a los 27 años y no dejó nota suicida.