Ir al inicio
Quiénes somos y contactos

¿Conoces el síndrome de la mano extraterrestre? Te explicamos de qué se trata #Ovnis #Seti #Alienigenas

Hay una gran cantidad de síndromes en el mundo que afectan a muchas personas, pero sin dudas existen pocos síndromes tan extraños o preocupantes como este.
La pérdida de la capacidad de decisión siempre es un tema difícil, pero el hecho de que una parte de nuestro cuerpo comience a moverse a su propia voluntad es sin dudas una situación terrible.
¿Qué es el síndrome de la mano extraterrestre?
El síndrome de la mano extraterrestre hace referencia a cierta patología que sufre una persona cuando pierde el control de una de sus manos, que básicamente comienza a tomar decisiones propias sin consulta previa o sin la orden consciente de la persona que lo sufre.
Puede parecer una broma pero este síndrome es un tema serio que además afecta a la calidad de vida de quien lo sufre.
Las personas que viven con este síndrome básicamente se ven obligadas a convivir con una extremidad de su cuerpo que decide hacer caso omiso a todo lo que desean, siendo víctimas de la pérdida del acuerdo entre pensamiento, acción y decisión al que todos estamos acostumbrados.
Las complicaciones pueden ser varias, desde leves a severas, en tanto la mano puede estar tranquila pero de un momento a otro comenzar a moverse de forma aleatoria o incluso tomando objetos para lanzarlos por el aire o tirando al suelo las cosas que están sobre la mesa, incluso llegando a golpear al individuo que lo sufre o a las personas que están cerca.
Muchas veces la persona termina generando situaciones de estrés dado que la mano que está funcionando correctamente debe estar durante todo el tiempo controlando a la mano afectada por el síndrome para que se quede quieta.
Por otro lado, es imaginable lo difícil que debe de ser convivir con una mano que hace lo que quiere todo el tiempo, sin saber cuál será su próxima decisión.
¿Cuáles son sus causas?
La presencia del síndrome de la mano extraterrestre suele verse más de lo normal en casos en los que una persona tiene dos hemisferios cerebrales separados mediante cirugía, en un procedimiento que generalmente es usado para tratar casos extremos de epilepsia o brotes psicóticos.
También se ha visto que el síndrome aparece después de cirugías en el cerebro que aunque no separan a los hemisferios dañan a su tejido o a zonas del lóbulo frontal, occipital o parietal, produciendo diferentes condiciones que derivan en este tipo de problema.
Los teóricos están en general convencidos de que este síndrome en realidad es producto de una desconexión entre la toma de decisiones y las áreas motoras del cerebro.
No obstante, también existe una teoría que indica que el daño en realidad no es sobre el movimiento sino sobre el reconocimiento de la decisión del movimiento; es decir, que la persona en realidad decide hacer el movimiento aunque diversos fallos en la conexión cerebral no le permite ser consciente de ello.
También se ha llegado a señalar que el problema de la mano extraterrestre en realidad podría ser fruto de una falla del cerebro a la hora de inhibir todas las intenciones que tiene de convertir movimientos, haciendo que la mano no pueda controlarse. Es decir que, fruto de este problema, el cerebro termina intentando ejecutar todos los movimientos posibles que evalúa, dado que no puede inhibirlos si los considera una mala opción.
¿Cuáles son sus tratamientos?
Lamentablemente no existen aún tratamientos certeros para este síndrome debido a la complejidad del funcionamiento del cerebro, aunque las terapias que intentan revertir el daño o recuperar la conexión entre las diferentes zonas del cuerpo calloso podrían ser útiles en el futuro.
Por el momento las terapias suelen ir por la linea de mantener a la mano ocupada dándole algún tipo de juguete o acción repetitiva que pueda llevar a cabo para distraerse, evitando que tome decisiones que puedan poner en riesgo a la persona portadora del síndrome.
Las veces que este síndrome se da debido a una lesión cerebral leve se puede ver cómo los síntomas desaparecen gradualmente con el tiempo, producto seguramente de la neuroplasticidad.
También se puede intentar poner una prótesis que mantenga a la mano quieta para que el paciente no sufra de sus movimientos, aunque esto significa prescindir de su uso completamente.
El primer caso documentado de este síndrome data del año 1908 en donde un psiquiatra alemán comenta que una mujer diestra que sufrió de un derrame cerebral le indicó sentir que su brazo se movía solo, como si otra persona estuviera realizando acciones de forma independiente a su voluntad.
¿Te parece este síndrome tan sorprendente como me parece a mí? ¿Te imaginas tener que convivir con una mano que se mueve sola?