Ir al inicio
Quiénes somos y contactos


Almagro: Retirarse de la #OEA no le da carta blanca al régimen de #Venezuela a consolidarse como dictadura

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, se pronunció la noche de este lunes 1 de mayo sobre la situación que se vive en Venezuela, luego de que el gobierno iniciara el procedimiento de retiro del organismo internacional.
“El hecho de haber presentado una nota para retirarse de la OEA no le da una carta blanca al régimen para consolidarse como dictadura. Tanto los países como el secretario general velarán por que ello no suceda. La Carta Democrática además debe ser la hoja de ruta de cualquier mediación porque es su cumplimiento lo que le devuelve la soberanía a la ciudadanía. Los mediadores en ningún tipo de crisis pueden estar ajenos al sentir de la gente, a los derechos del pueblo porque si no solamente se transforman en herramientas de la opresión”, expresó en un video difundido en su cuenta en Twitter, @almagro_oea2015.
"Hace un mes comenzaron las manifestaciones en Venezuela por libertades fundamentales, elecciones, y soluciones para la crisis económica del país. Es la hora de que esos derechos del pueblo sean restituidos, el continente pide que el país retorne a la democracia. Cada venezolano que sale a la calle por elecciones, democracia y libertades es un símbolo para el continente entero, cada venezolano que pide la liberación de los presos políticos está luchando por los derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos del hemisferio.
Cada venezolano que clama por una resolución  de la crisis humanitaria de su país, está exigiendo justicia para todos".


"Exigen que el gobierno reconozca sus  derechos y nos están recordando a todos lo que significa perderlos. En este mes (abril) la represión contra los venezolanos ha sido sangrienta y de una indigna cobardía. No hay peor violencia que la que surge de las instituciones que deberían proteger los derechos de la gente y no agredirlos o encarcelarlos, que olvidan que están para resolver la pobreza que sufre el pueblo y no para exacerbarla con medidas que victimizan a los más pobres, los que no tienen alimentos ni acceso a la salud", manifestó el secretario general de la OEA.
Lamentó las muertes que han dejado las manifestaciones y disturbios en el país, afirmando que eso hubiese podido evitarse por la vía de las elecciones: "Hoy hay sangre en las calles de Venezuela. Todo esto se pudiera haber evitado con elecciones, específicamente el referendo revocatorio en el 2016, con separación de poderes, con la liberación de los presos políticos, con la apertura de un canal humanitario. A raíz de la decisión del Consejo Permanente de la OEA de aprobar una reunión de Consulta de Ministros de relaciones exteriores, el Gobierno que ejerce el poder hoy en Venezuela iniciar el procedimiento para el retiro de la OEA".
Es un caso sin precedente, señaló, "que un país opte por el abandono del sistema interamericano en lugar de asumir sus responsabilidades y obligaciones conforme al mismo. La salida del sistema no es la solución, especialmente cuando las demandas tienen que ver con principios básicos de funcionamiento democrático, y  con las demandas que su propio pueblo realiza. El cumplimiento de la Carta Democrática Interamericana sí es la solución, un cumplimiento constitucional además en el caso de Venezuela".
Ninguna mediación debería conducirse "sin apegarse al respeto a los elementos esenciales y componentes fundamentales de la democracia. Los abordajes ideológicos no funcionan para una crisis de principios y valores. Las viejas fórmulas de viejos represores no son más que un instrumento de legitimización de la opresión. Recurrir al discurso intervencionista de la Guerra Fría para justificar una represión que costó 29 vidas es un peligro para la democracia y los derechos humanos en el continente".
"Esta OEA es solo un instrumento de paz, democracia y derechos humanos, adherir esos principios implica también adherir a los demás principios de la organización como la no intervención, autodeterminación y no injerencia pues los mismos constituyen un todo orgánico e indisolubre (...) La OEA no es hoy parte del problema de Venezuela, por el contrario, el cumplimiento de la Constitución y de la Carta Democrática es en realidad la solución. No se puede hablar de soberanía sin la participación del pueblo", sostuvo Almagro.
La canciller de la República, Delcy Rodríguez, anunció este miércoles 26 de abril que "Venezuela procederá a denunciar la carta de la Organización de Estados Americanos (OEA) e iniciará el retiro definitivo de esta organización regional".
"Nos encontrábamos reunidos con el presidente Nicolás Maduro. Tal como lo habíamos anunciado hacia apenas unas horas, que de persistir las acciones intrusivas, arbitrarias, ilícitas, desviadas y groseras contra la soberanía de nuestra patria, procederíamos de inmediato a denunciar la carta de la OEA e iniciar el procedimiento para el retiro definitivo de Venezuela de esta organización regional", dijo Rodríguez en transmisión de Venezolana de Televisión, desde el Palacio de Miraflores. 
"Por instrucciones del Jefe de Estado, porque sabemos que detrás de este cónclave hay un grupo de gobiernos de esta región está la mirada puesta sobre la soberanía de nuestra patria, la pretensión de intervenir y tutelar a nuestro país (...) Afortunadamente algo que nunca ocurrirá, así está marcado en nuestra historia, presente y futuro. El día de mañana (jueves 27 de abril), tal como la instruido el presidente Maduro, presentaremos la carta de denuncia a la Organización de Estados Americanos e iniciaremos un procedimiento que tarda 24 meses".
Delcy Rodríguez señaló que "Venezuela no participará en lo sucesivo, de ninguna actividad o evento donde se pretenda posicionar el intervencionismo y el injerencismo de este grupo de países que solo busca perturbar la estabilidad y paz de nuestro país. Son acciones coalicionadas para impedir el derecho al desarrollo de nuestro pueblo, dirigidas por un grupo países mercenarios de la política para coartar y afectar el derecho a la patria y el derecho a vivir tranquilamente. Hoy nuestro representante en esa organización, el embajador Samuel Moncada lo recordó".