Revelan cuál iba a ser el final de Rápido y Furioso 7 antes de la muerte de Paul Walker #Cine



Este miércoles se estrena en la gran pantalla la nueva aventura cinematográfica de la saga Rápido y Furioso, una octava historia plagada de acción, sorpresas y traiciones, una primera historia sin Paul Walker. 
Quien fuera Brian O'Conner en las primeras películas de la franquicia, falleció el pasado 2013 a causa de un accidente de tráfico, este trágico suceso conmocionó al público y a los propios compañeros del actor, y perjudicó la producción de la séptima entrega.
Este martes, el guionista Chris Morgan ha revelado en una entrevista para Collider que la saga casi se cancela tras el fallecimiento de Walker, al tiempo que explicaba cómo iba a ser el final de Fast and Furious 7 antes de esta tragedia:
"El final original, si lo recuerdo correctamente, era con nuestros chicos resolviendo el problema y convirtiéndose, de nuevo, en unos forajidos. Era un final más o menos feliz con la insinuación de que iban a trabajar en el siguiente robo. Pero el centro de este final era Brian, el personaje de Paul, que se pregunta quién es".
"Es alguien que solía ser un policía que vivía en el grueso de la acción y de la velocidad, y todo eso, y ahora tiene una esposa fantástica, un hijo y otro en camino. Él se empieza a preguntar cómo es su vida, no es una crisis de mediana edad, lo decimos en la película, 'Echo de menos las balas, echo de menos la acción' y el objetivo de la aventura es mostrar al final la importancia de la familia y de estar ahí. Habría significado que él tiene que parar esas aventuras o esas cosas, pero el contexto es distinto, tiene una concepción distinta de lo que es y lo que importa en su vida".
Tras la muerte de Walker, el propio Morgan dijo que la franquicia podría haberse detenido de forma permanente con la séptima historia sin terminar. Pero los equipos técnicos y artísticos decidieron que Rápido y Furioso 7 les daría la oportunidad de que los fans pudieran despedirse del venerado personaje.