Primera dama del Photoshop: la Casa Blanca revela el retrato oficial de Melania Trump



La Casa Blanca reveló el retrato oficial de la primera dama. Nuestro editor fotográfico analizó la imagen que presenta elementos propios de la moda como la parca sonrisa y el rostro con textura de porcelana como en los avisos de belleza. Al compararlas con los dos anteriores de Michelle Obama, la distancia con un retrato político se acentúa.

Al igual que en los dos retratos que le hicieron a Michelle Obama, Melania eligió ir vestida completamente de negro. Entre la opacidad de este color, sin embargo, relucen brillantes y gigantes sus anillos. Si Michelle Obama hizo de las perlas su emblema, Melania ha querido dejar ver el tamaño de ese diamante cuadrado que lleva entre sus dedos.
A pesar de la escogencia del negro, un color serio y plano, el retrato de Melania Trump no podría estar más lejos de los dos que le hicieron en su momento a Michelle Obama. “Este retrato de la primera dama que ha revelado la Casa Blanca tiene todos los elementos de una foto de revista, de una foto de editorial de moda, que es muy diferente de un retrato político”, explica tajante el editor fotográfico de Univision Noticias, David Maris a quien le entregamos el retrato para que lo analizara. Aquí el retrato completo:
El primer elemento que remarcó el editor fotográfico al enfrentarse a la foto de la señora Trump fue el excesivo uso de Photoshop, uno que incluso modifica su maquillaje y la textura de la piel de su rostro.
“Cuando miras las fotos de la cara de Michelle Obama a ella se le notan las líneas de expresión, se le notan la textura de crayón de su lápiz de ceja, en esas fotos seguro se usó Photoshop (siempre se usa), pero como una manera de potenciar la foto. Cuando te enfrentas a la foto de Melania, es fácil notar la manipulación digital en su rostro en la textura pareja y casi de porcelana de su piel, que es tan habitual en los avisos de belleza, además de los brillos que relucen en sus ojos y que se asoman estratégicamente en las partes más gruesas de sus labios".
Lejos de crear un retrato cálido, de amplia sonrisa, o que genere una cierta familiaridad entre el que observa la foto y la primera dama, Melania Trump ha elegido una pose rígida, y sobretodo, una tenue sonrisa . “Justo como profesionalmente lo hacen las modelos, Melania Trump no sonríe ampliamente como lo hace Michelle. Ella por el contrario nos ofrece una de esas caras de pasarela, en donde apenas se enseñan los dientes, una cara cuyo gesto no es fácil de leer porque es a la vez una seriedad amable o una amabilidad rígida”, añade Maris.
A diferencia del lente corto de reportero gráfico que usaba Pete Souza para registrar los avatares de la familia Obama, el tipo de lente que se usó para este retrato cuya autoría no ha sido revelada, es uno más largo como los que se usan en la moda: “Al usar un lente más largo tenemos una silueta más plana y un fondo más distorsionado en donde no se puede reconocer el contexto, que por el contrario se insinúa en los dos retratos de Michelle Obama”.
Así, con un elegante blazer de solapa, con un cintillo bordado en el cuello y con el lema: "Estoy honrada de servir en el rol de primera dama y mirar adelante para trabajar en favor de la America en los años venideros" , Melania Trump ha mostrado lo que realmente es, una bella modelo.