“No es cómica una revolución que tiene al pueblo comiendo basura”: Claudio Nazoa



¿Qué queda de humor en Venezuela?
 —¡Mucho!, en estos últimos 17 años han proliferado los mejores caricaturistas y comediantes.
—¿Una gracia nacional convertida en morisqueta? 
—Los desfiles en Los Próceres.
—¿Hay humor maligno?
—El humor es amor. Nunca puede ser maligno. Hay unos que confunden la palabra tumor con humor.
—En el caso del esquiador Adrián Solano, ¿la culpa fue del ciego o de quien le dio el garrote?
—De quien le dio el garrote, que se hizo el ciego con ese señor.
—¿Y ante la reelección del chavismo?
—De los venezolanos, que enloquecieron con la primera elección del chavismo. Su última reelección fue la última.
—¿Serán tantos disparates una estrategia de humor del régimen?
—Ahí no hay humor, sino ineptitud, maldad y comunismo, valga la tribundancia.
—¿Se vive La Fiesta de las Sardinas o, como en España, El Entierro de la Sardina?
—Aquí se enterraron todos los alimentos.
—Ahora sin pan, ¿qué queda de circo?
—El circo es una institución muy respetable y el pan es sagrado.
—¿Su próxima pancarta será ¡Con mi Internet no te metas!?
—Insisto con el whisky.
—Tan caro, ¿cómo lo obtiene?
—Enamoro mujeres millonarias que me proveen.
—¿Insiste con Mariela Celis?
—¡Noo!.. Ella anda buscando hombres millonarios que la provean.
—¿Baila como Maduro?
—Maduro está bailando en un tusero.
—¿Ríe con sus chistes?
—Al que le va a cortar la cabeza el verdugo no puede hacerle chistes. En cambio, el descabezado tiene todo el derecho de burlarse del verdugo.
—Como en la TV, ¿tendrá un coordinador el auditorio presidencial?
 —Es una combinación de ignorancia, complicidad criminal, estupidez y fastidio.
—¿La tragedia más cómica de la revolución?
—No hay por donde verle la parte cómica a una revolución que tiene al pueblo comiendo de la basura.
—¿Hay tragicomedia en la oposición?
—La tragicomedia de la oposición sería no ponerse de acuerdo ante la magnitud de la tragedia nacional.
—¿Por qué a los oficialistas no les gusta que los parodien?
—Cuando los comunistas están en la oposición les encanta que los humoristas parodien a los gobiernos que ellos combaten. Cuando llegan ellos al gobierno se arrechan que los parodien.
—¿Como los intelectuales que fueron críticos en democracia, pero ahora se aferran a una dictadura fascista?
—Justamente, era con ellos la respuesta anterior.
—¿Por qué a los políticos en la democracia les gustaba que los imitaran?
—Porque eran demócratas e inteligentes; sabían que la parodia era el gorrito de la olla de presión, que impide que la olla explote.
—¿El humor en comunismo?
—El humor existe hasta en los peores sitios y momentos, Por eso, cuando es prohibido y reprimido se agudiza más.
—¿Un comunista alegre?
—El que logra salirse del Partido Comunista de Cuba y huye a Miami.
—¿Un revolucionario divertido?
 —El que nunca logra hacer la revolución. No solamente es divertido, sino benefactor.
—¿Y un opositor?
—Henry Ramos Allup. Es mi héroe.
—¿Fue adeco o copeyano?
—Ninguna de las dos cosas, pero me arrepiento.
—¿Aprende con humor el venezolano?
—Como lo decía mi papa Aquiles: el humor hace que la gente piense sin que el que piensa se dé cuenta que lo está haciendo.
—¿El color de la risa?
—Como el arco iris.
—¿El olor?
—Una combinación de parchita, pera y naranja.
—¿El sabor?
—El del beso a la mujer amada.
—Como chef, ¿qué cocina el gobierno?
—Lamentablemente ha cocinado es la destrucción de Venezuela.
—¿Y la oposición?
—No ha logrado aún montar una olla para cocinar al gobierno; candela hay, lo que falta es olla.
—¿La cómica más seria?
—La de los cien bolívares, que se sigue poniendo.
—¿Se toma tiempo para ver la vida en serio?
 —Todo el tiempo. Cito a Zapata: “El humorista es un enfermo mental cuya enfermedad le impide ver la realidad tal cual es”.
—¿Tímido?
—¡Para nada!.. Sería virgen con esta cara y este cuerpito que Dios me dio.
—¿El mejor humorista?
—Andrés Eloy Blanco.
—¿Necesita el país un presidente humorista?
—Necesita un presidente inteligente, buena persona, con visión clara de las cosas, honesto y buenmozo.
—¿Llora?
—Cuando veo a la gente comiendo basura.
—¿Ha hecho llorar tratando de hacer reír? 
—Símucho. Sobre todo en el exterior  la gente está muy sensible.
—Ida esta debacle nacional, ¿cómo será el humor? 
—Yo ya estoy en contra del próximo gobierno democrático que va a llegar en Venezuela.
—¿Imagina un paro humorístico?
—Sería una gran jodedera.
—¿Qué pasaría en Venezuela si el humor fuese filtrado por la Sala Constitucional?
—Es la única forma de que el humor desaparezca.


El Nacional
 Por JOLGUER RODRÍGUEZ COSTA