El hombre que vendió a #Europa un #país que no existe



Se trata de una de las más grandes estafas de todos los tiempos: se hacía llamar Gregor I, príncipe de Poyais y cacique del pueblo Poyais, y ofrecía tierras en un país que describía como grande, próspero y rico en recursos naturales. Sin embargo, nada de esto era real.
Gregor McGregor nació en Edimburgo en 1786, y fue un soldado de la Armada Británica que vivió en Venezuela y luchó en su Guerra de Independencia. Allí obtuvo el título de General de Brigada y se casó con Josefa Aristeguieta, prima de Simón Bolívar, a cuyas tropas se unió tras la caída de la Primera República.
En 1820, al regresar a Escocia, Mc Gregor comenzó a referirse a sí mismo como un cacique y dueño de un país maravilloso y lleno de riquezas, cuyas tierras estaban a la venta para quien pudiera comprarlas. El sofisticado engaño incluía mapas, nombres falsos de ciudades inexistentes, e incluso billetes del país inventado. Como los habitantes de Escocia en ese entonces no tenían demasiados conocimientos sobre la geografía de América Latina, les resultó más que atractiva la propuesta.
McGregor ganó una buena cantidad de dinero vendiendo sus famosos terrenos de Poyais, pero los compradores, que viajaron hacia presuntas tierras soñadas, acabaron evacuados y muchos de ellos muertos. En 1824 la nueva República de Colombia acabó con la estafa en territorio británico, al declarar que no existía un país llamado Poyais. Sin embargo, McGregor, sin darse por vencido, prosiguió con la venta en Francia, desde donde, en 1825, un grupo de colonos zarpó con rumbo al país ficticio.
Antes de que se conociera la noticia de la muerte de estos nuevos estafados, McGregor sospechó que su vida corría peligro y huyó hacia América Latina, donde continuó residiendo hasta el momento de su muerte, en 1845.
Fuente: Tuhistory.