Kelly en #México: no habrá “deportaciones masivas” ni “uso de la fuerza militar”



El secretario estadounidense de Seguridad Interior, John Kelly, afirmó este jueves que no habrá “deportaciones masivas” ni “uso de la fuerza militar” por las nuevas directrices migratorias de su país, durante una visita a México destinada a recomponer las maltrechas relaciones bilaterales.

   
    Cuba sobre el viaje de Almagro: es una grave provocación para generar inestabilidad interna

En comparecencia ante los medios en Ciudad de México junto al secretario de Estado, Rex Tillerson, y sus homólogos mexicanos, Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, Kelly se esforzó por mandar un mensaje tranquilizador.

“Dejénme ser muy, muy claro: no habrá deportaciones masivas”, enfatizó. “El departamento de Seguridad Interior actuará conforme a derecho, respetando los derechos humanos” y “en estrecha colaboración con el gobierno mexicano”, agregó.

“No se hará uso de la fuerza militar en los operativos migratorios“, añadió. Horas antes en Washington, durante una reunión con ejecutivos industriales, el presidente estadounidense Donald Trump había afirmado: “por primera vez estamos expulsando pandilleros, capos de las drogas. Estamos echando a esos tipos malos, a un ritmo nunca antes visto. Y es una operación militar”.

Las autoridades mexicanas no han informado hasta ahora de la deportación de ningún responsable de grupos narcotraficantes.

Trump también consideró que la visita de sus secretarios de Estado y Seguridad Interior a México sería “un viaje duro”. “He dicho que será un viaje duro, porque tenemos que ser tratados de manera justa por México“, apuntó.

En opinión de Adolfo Laborde, experto en la relación México-Estados Unidos en el Instituto Tecnológico de Monterrey, “no puede haber un abismo tan grande entre una y otra declaraciones, pareciera que (Kelly) es de otro país”.

Sin embargo, dijo que “por encima está lo que dice Trump”. “Va a haber deportaciones masivas y en eso deberán enfocarse las autoridades mexicanas“, añadió.

Tillerson y Kelly viajaron a México en un esfuerzo de ambos países por acercar posiciones y tratar de recomponer las relaciones, rebajando las tensiones que estallaron tras la llegada de Trump a la Casa Blanca hace un mes.

Los funcionarios estadounidenses, además de reunirse con el canciller Videgaray y el ministro de Interior Osorio Chong, lo hicieron con los responsables mexicanos de Defensa, Marina y Finanzas, tras lo cual debían mantener un encuentro privado con el presidente de México, Enrique Peña Nieto quien, ante la retórica desafiante de Trump, en enero había anulado una visita prevista a Washington.

Con información de AFP.