¿Cómo se descompone un cuerpo en el espacio?



¿Cuántas veces hemos visto en películas de ciencia ficción y terror lo que se supone que le sucede a un cuerpo humano en el espacio? A veces se congela, otras explota... pero ¿qué es lo que le pasa realmente?
¿Qué le sucede al cuerpo humano en el espacio?
La verdad es que en realidad no es muy dramático lo que pasa, pero sí bastante fascinante. Se sabe por los experimentos que se hicieron en hábitats experimentales en los años 60 con animales y humanos.
Lo primero que se nota es la falta de aire. Durante 15 segundos el cuerpo usa las reservas de oxígeno dedicadas al riego sanguíneo.
Luego, al perder la presión externa causaría que el gas dentro de tus pulmones se expanda hasta romperlos y liberar todo el aire del sistema circulatorio.
También la piel comenzará a expandirse mientras que el agua del cuerpo se comienza a vaporizar en ausencia de presión atmosférica. Aunque no llegas a explotar como un globo, sí que te verías con un volumen considerable.
Y luego, ¿qué sucede?
Aunque el sistema circulatorio puede regular la presión sanguínea, finalmente entras en shock. La lengua comienza a hervir hasta perder la consciencia.
Sin embargo, no te congelarías, como hemos visto en algunas películas, aun a pesar de las temperaturas extremas. El calor permanece en el cuerpo un tiempo.
Y finalmente llega el momento de la descomposición. Pero al no haber oxígeno en el espacio, pueden suceder diversos casos. Si estás cerca de una fuente de calor, es decir, a varios millones de kilómetros de una estrella, tu cuerpo acabaría momificado. Pero si se da el caso contrario, sí te congelarías una vez te abandone el calor corporal y vagarías durante millones de años.
En tu cuerpo, las bacterias anaerobias te degradarían poco a poco sin la ayuda de las aerobias, que no tendrían oxígeno. El cuerpo se deshidrataría por culpa de los microorganismos que necesitan agua para sobrevivir, y por supuesto, si no estás cerca de una estrella o fuente de calor, serás una estatua de hielo hasta que un sol te atrape, seas quemado por la entrada en la atmósfera de un planeta o te haga añicos el choque de un asteroide.
En algunos filmes hemos visto muertes en el espacio que suenan muy épicas e incluso poéticas. Pero la verdad es muy diferente. Es obvio que nuestro cuerpo no está hecho para el vacío exterior a la Tierra. Y este universo tan inmenso que cuesta imaginar su tamaño. Así que mejor cuidamos este mundo. Que no es tan bonito pensar cómo se descompone nuestro organismo fuera de la atmósfera terrestre.