Por qué Lady Gaga, Madonna y otras celebridades decidieron vestirse como máquinas



La convergencia entre el hombre y la máquina. Ese fue el tema de la gala anual que realiza el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.
Considerado los "Oscar de la costa este", el evento congrega en su alfombra roja a las más populares celebridades a quienes se les desafía -aunque no se les obliga- a diseñar su vestuario en concordancia con el tema que se convoca.
El objetivo es juntar millones en donaciones para el Instituto de Vestuario del museo, que el año pasado alcanzaron los US$12 millones.
Y aunque las entradas cuestan US$30.000 por persona, los cupos son limitados y es bastante difícil asistir.
La privacidad de los asistentes es resguardada cuidadosamente. De hecho, desde el año pasado la organización prohibió subir fotos o comentarios a redes sociales luego de pasar por la alfombra roja.
Un vestido negro de Prada, con llaves y una mascota virtual, fue el elegido por la cantante Katy Perry. Beyoncé se paseó por la alfombra roja con un vestido de látex de Givenchy. La modelo Karolina Kurkova eligió un modelo a primera vista más "tradicional", pero con luces LED. Un aparente visor de realidad virtual fue parte del vestuario del cantante Will.i.am. Parte de la tela del vestido de la actriz británica Emma Watson estaba hecha de botellas de plástico. Fue diseñado por Calvin Klein. Fue una de las presentadoras del evento y como tal, Taylor Swift literalmente "brilló" en su vestido plateado Louis Vuitton. La cola del vestido de Juno Temple debió ser ajustada en plena alfombra roja. Más allá del tema, nunca faltan las plumas. Como las del vestido de la actriz Zoe Saldana.